Comercio exterior

Las empresas suizas son muy competitivas en el mercado mundial. En algunos sectores se exporta hasta el 90% de los bienes y servicios producidos.

Los artículos de exportación más conocidos son los relojes, el chocolate y el queso suizos. Pero para la industria de exportación estos productos tradicionales no tienen el mismo peso como los productos de las industrias mecánica, electrónica o química, cuyos ingresos superan el 50% del total de los beneficios adquiridos del comercio de exportación suizo.

Aparte de estos bienes «visibles», los artículos «invisibles» del sector de servicios, como los «productos» vendidos por las consultorías, las compañías de seguros o las agencias turísticas, también son componentes importantes para la economía de exportación.

Suiza es uno de los líderes mundiales en la producción de máquinas textiles, de imprimir o de papel, también es líder en la técnica de punzonar metales, en la producción y en el perfeccionamiento de los ascensores y las escaleras mecánicas, asimismo lidera la industria de embalajes y la fabricación de ferrocarriles de cremallera. Hoy sin embargo, en la mayoría de los casos, la fabricación de piezas ya se realiza en otros países.

La industria suiza de exportación siempre supo sacar provecho del comercio libre con apenas limitaciones y escasos derechos de importación. La única excepción existente concierne la importación de productos agrarios. Pero el convenio básico entre la Unión Europea y Suiza, que ha sido aprobado por el electorado suizo en mayo del año 2000, prevé, a largo plazo, la abolición parcial de los derechos protectores restantes impuestos a la importación de productos agrarios.

“Uno de cada tres ratones de ordenador vendidos en todo el mundo es producido por una compañía suiza: Logitech. Dos tercios de las máquinas textiles más sofisticadas vendidas en todo el mundo son fabricados en Suiza. Nueve de cada diez bolígrafos vienen producidos por máquinas suizas. Microcut, otra firma suiza, revolucionó la industria de la ingeniería de precisión con la elaboración de un nuevo sistema de automatización. La industria relojera sigue en la vanguardia de la tecnología. Y por último, pero no por ello menos importante, la alta tecnología suiza consiguió llegar a Marte. El micro-motor eléctrico que condujo Pathfinder, el robot que exploró la superficie de Marte, fue producido por Maxon en Sarnen.”

Pascal Couchepin, Consejero Federal de Economía (2001)

Anuncios

Acerca de politecnicograncolombiano

fiananzas // investigacion sobre suiza
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s