Transporte.

La ruta principal de comunicación entre el norte y el sur continental pasa por Suiza. Quien desee atravesar el país (desde el sur hacia el norte) tiene que vérselas con los Alpes. Por eso se han perforado las montañas.

El túnel ferroviario del San Gotardo —que ya ha cumplido sus cien años— posee una longitud de más de 15 kilómetros. El túnel de carreteras todavía se inauguró en 1980, y con sus 17 kilómetros fue durante veinte años el túnel más largo del mundo, hasta que los noruegos abrieron el túnel de Lærdal (24,5 km) en el año 2000.

Suiza, país de tránsito, tiene que absorber cada vez más transportes de mercancías. El crecimiento económico global y la integración europea provocaron un aumento del transito norte-sur. Esta situación causó problemas alarmantes en la red viaria, sobre todo en las autopistas que conducen al túnel del San Gotardo.

Las retenciones aumentan particularmente en los días festivos y durante las vacaciones cuando las carreteras son transitadas no sólo por los camioneros, como suele ser durante el resto del año, sino también por una oleada de automovilistas individuales que viajan a Italia.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Energia.

Como país pequeño en el corazón de Europa, Suiza tiene que adaptar su política energética a la de los países colindantes. Suiza forma parte de la red de transmisión eléctrica de Europa occidental. Durante el verano tiene capacidades para exportar electricidad, pero durante el invierno tiene que importarla normalmente. 2005 fue el año en el que Suiza tuvo que importar más energía de la que exportó.

Política energética

La política energética de Suiza persigue dos objetivos centrales: el fomento de los recursos energéticos renovables y la promoción de su eficiencia. Ambos objetivos son promovidos por el gobierno para mejor abordar las exigencias de la liberalización inminente del mercado energético europeo que, tarde o temprano, también afectará al mercado suizo.

Una competitividad más rigurosa en el mercado energético bajaría los precios de estos carburantes. Por consiguiente, esta situación acentuaría el aprovechamiento de los portadores fósiles lo que pondría en peligro la perduración ecológica, es decir, el tratamiento parsimonioso de los recursos energéticos.

Por eso es sumamente importante fomentar las energías renovables. Para el año 2010, el gobierno suizo se ha propuesto reducir sucesivamente la expulsión de dióxido de carbono al 90 por ciento con respecto a la expulsión medida en 1990.

Consumo energético

El consumo de electricidad en Suiza supera ligeramente el de los países vecinos, pero es muy inferior al de Escandinavia, Estados Unidos y Canadá.

Sin embargo, vale la pena recordar el hecho de que en muchos países una proporción significante de la electricidad utilizada es consumida por las grandes plantas industriales que no existen en Suiza. Si Suiza no fuera capaz de importar bienes producidos por aquellas plantas y tuviera por consiguiente que producirlos por su cuenta, la consumición de corriente per cápita sería más elevada.

Fuentes energéticas

Como muchos otros países Suiza saca la energía eléctrica de distintas fuentes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La agricultura

La función estatal de la agricultura está consagrada por la Constitución, tan importante es el asunto en Suiza. Su función no consiste sólo en la producción de alimentos, también tiene la obligación de proteger la naturaleza y procurar que las zonas periféricas permanezcan habitadas.

Para mucha gente Suiza sigue siendo un país de campesinos y vacas. Sin embargo, la realidad es otra: el número relativo de campesinos y el tamaño de las granjas en Suiza son equivalentes a la media de los países en la Unión Europea. Alrededor del 4% de la población activa trabaja en la agricultura y en la selvicultura, sin embargo la cuota tiende a bajar.

Según datos reunidos en 2005, el total de la superficie arable en Suiza asciende a unas 1.600.000 hectáreas. El tamaño de una finca mediana es de 16,7 hectáreas, cifra que aumentó algo desde 1990 cuando eran todavía 11,5 hectáreas.

Actualmente, las granjas tienden a ser menos en número y más grandes en tamaño. En 2005, el total de haciendas se elevó a 63.627, lo cual equivale a un decrecimiento de un 31% con respecto al año 1990. El número de propiedades pequeñas (20 hect. o menos) decayó por un 44%. Las propiedades de menor tamaño (menos de 5 hect.) han sufrido la caída más marcada. Sin embargo, el número de fincas grandes con más de 20 hectáreas se incrementó por un 39%; los latifundios de más de 50 hect. son los que más han crecido.

Suiza es un país pastizal: los prados y pastos cubren cerca de tres cuartos del terreno cultivado. En muchas regiones la estructura geológica y el clima no permiten el cultivo del suelo, que es más presente en la zona llana del país donde se cultivan cereales y vegetales. No es de sorprender, pues, que más de dos tercios de las empresas agrarias se dediquen a la cría de ganado, sobre todo a la cría de vacas lecheras. Sólo un tercio de las granjas se dedica al cultivo de la tierra.

Suiza se asocia con frecuencia con la vaca lechera; sin embargo, el animal útil que supera en número a las vacas es el cerdo. En 2005 se contaron en Suiza 1.554.700 cabezas de ganado pero 1.609.500 cerdos. A seguir esta tendencia, el hueco entre los dos animales se va a extender.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Photos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Empresas suizas.

La mayoría abrumadora de sociedades registradas son empresas pequeñas y medianas. Según el censo oficial de empresas del 2008, más del 99% de las empresas emplearon a menos de 250 trabajadores a tiempo completo, dos tercios de la mano de obra del país. Cerca del 88% son micro-empresas con menos de diez empleados: más de un cuarto de todos los empleos recaen sobre estas empresas.

La empresa más grande es Nestlé, el consorcio alimentario más grande del mundo. Este grupo emplea a unas 276.000 personas, de las cuales más del 97% trabajaba fuera de Suiza.

Según la revista estadounidense Fortune, en 2009 aparecieron quince firmas suizas entre las 500 empresas más poderosas del mundo; entre ellas también el gigante farmacéutico Novartis en la posición 183. Muchas compañías siguen perteneciendo a las familias fundadoras.

No obstante, una encuesta llevada a cabo en 2002 comprobó el impacto de la globalización en las empresas grandes: el 40% de los miembros de los consejos administrativos y el 26% de los gerentes de tales empresas son extranjeros, principalmente de Alemania, Gran Bretaña y Francia. Por el otro lado, aún sigue habiendo muy pocos gerentes extranjeros en empresas medianas y pequeñas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Comercio exterior

Las empresas suizas son muy competitivas en el mercado mundial. En algunos sectores se exporta hasta el 90% de los bienes y servicios producidos.

Los artículos de exportación más conocidos son los relojes, el chocolate y el queso suizos. Pero para la industria de exportación estos productos tradicionales no tienen el mismo peso como los productos de las industrias mecánica, electrónica o química, cuyos ingresos superan el 50% del total de los beneficios adquiridos del comercio de exportación suizo.

Aparte de estos bienes «visibles», los artículos «invisibles» del sector de servicios, como los «productos» vendidos por las consultorías, las compañías de seguros o las agencias turísticas, también son componentes importantes para la economía de exportación.

Suiza es uno de los líderes mundiales en la producción de máquinas textiles, de imprimir o de papel, también es líder en la técnica de punzonar metales, en la producción y en el perfeccionamiento de los ascensores y las escaleras mecánicas, asimismo lidera la industria de embalajes y la fabricación de ferrocarriles de cremallera. Hoy sin embargo, en la mayoría de los casos, la fabricación de piezas ya se realiza en otros países.

La industria suiza de exportación siempre supo sacar provecho del comercio libre con apenas limitaciones y escasos derechos de importación. La única excepción existente concierne la importación de productos agrarios. Pero el convenio básico entre la Unión Europea y Suiza, que ha sido aprobado por el electorado suizo en mayo del año 2000, prevé, a largo plazo, la abolición parcial de los derechos protectores restantes impuestos a la importación de productos agrarios.

“Uno de cada tres ratones de ordenador vendidos en todo el mundo es producido por una compañía suiza: Logitech. Dos tercios de las máquinas textiles más sofisticadas vendidas en todo el mundo son fabricados en Suiza. Nueve de cada diez bolígrafos vienen producidos por máquinas suizas. Microcut, otra firma suiza, revolucionó la industria de la ingeniería de precisión con la elaboración de un nuevo sistema de automatización. La industria relojera sigue en la vanguardia de la tecnología. Y por último, pero no por ello menos importante, la alta tecnología suiza consiguió llegar a Marte. El micro-motor eléctrico que condujo Pathfinder, el robot que exploró la superficie de Marte, fue producido por Maxon en Sarnen.”

Pascal Couchepin, Consejero Federal de Economía (2001)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Dependencia del comercio internacional.

Suiza es un país pequeño y densamente poblado. No cuenta con yacimientos importantes, ni con suficientes tierras de cultivo para sustentar a la población. Por eso necesita importar para su producción industrial, tanto productos agrarios como materia prima. Su mercado interior es reducido, por eso, los industriales empezaron ya muy pronto a buscar mercados de consumo en el exterior para mejorar la rentabilidad. Necesitan los emplazamientos extranjeros para realizar inversiones en la investigación y en el desarrollo en todo el mundo.

Para aprobar el examen del mercado internacional, la economía suiza tiene que superar en calidad a los productos de sus competidores, ya que no puede competir en cantidad. Por eso, Suiza importa materia prima a precios favorables para luego transformarla en productos de alto nivel cualitativo. En el año 2003, el precio de una tonelada de bienes exportados valía 2,4 veces más que una tonelada de bienes importados.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario